martes, 7 de abril de 2015

#LITERATURA: Lolita, el amor corrompido de Humbert // ***


Harto conocido por todos es el libro de 'Lolita', y con toda seguridad, su adaptación al cine dirigida Kubrick (¿quién si no?) y con el guión del propio Nabokov. 

No es una obra sencilla de leer. No exactamente debido a su comprensión, ni tampoco a su estilo narrativo. De hecho, la literatura del escritor es muy poderosa, hermosa y culta. Plagada de adornos, de exaltaciones del amor idealista, el emborrachamiento del sentimiento perverso más agudo y los monólogos interiores más interminables. Como lectora exigente, sin duda he encontrado en esta obra, como en la mayor parte de los clásicos, un referente narrativo a seguir. Supongo que tal afirmación no es muy debatible, ni tampoco creo que se ponga en tela de juicio la calidad real de la novela.

Dejando a un lado su belleza obvia, 'Lolita' narra un argumento retorcido, hasta para las mentes más liberales. Y está contado con tal franqueza y sin omitir detalles, que resulta imposible escapar de la realidad que el escritor nos quiere hacer llegar como si nosotros mismos fuésemos los protagonistas. Brillante, sí, pero escalofriante. Porque Lolita solo es una niña de doce años, de la que su profesor Humbert (que termina siendo su padrastro) cae totalmente enamorado, y ambos llegan a sucumbir en un turbio y enfermizo romance, que no es fácilmente comprensible.

Por supuesto, la polémica y la cruda crítica social ha torturado la novela desde su publicación. Y también a alimentado su leyenda, fama y prestigio. Y es que, a pesar de todo, es innegable que se trata de una transgresora obra maestra, con varias formas de interpretación y una profundidad que pocas novelas pueden presumir de haber alcanzado.