jueves, 23 de abril de 2015

#LITERATURA: Un lobo como yo, novela negra al ritmo de rock&roll // ***



Llegué al Little, divagando una turbia madrugada brumosa. Aturdida por el frío y la noche, entré en su interior, llamada por el propio latido de la música que se podía escuchar desde el exterior. El volumen estaba muy alto, pero no resultaba desagradable. Eché un rápido vistazo a mi alrededor y acomodé mis hombros en la barra. Un whisky bien frío, y comenzamos a leer.

Jesús Carnerero nos acerca un tipo de novela que no se puede leer de otra manera que no sea a golpe de guitarreo, solos imposibles y el alcohol corriendo por las venas. La entremezcla del más puro e ineludible género negro, con la pasión por el rock&roll hará penetrar a todos los fanáticos de ambos artes en la historia perfecta, con un ritmo acertado, una ambientación niquelada y unos personajes que plasman diferentes mentalidades en un mundo turbado por el conflicto de intereses. 

Tal y como Jeff, el protagonista de estas páginas, llega un día al garito de Sid, el lector se da de lleno con una historia que arranca de forma explosiva en su inicio, y va desengranando una interesante, compleja y oscura trama de sucesos. Todo esto, acompañado por el compás profesional, trabajado y pulcro de Jesús Carnerero, al que vemos muy cómodo en su papel de literata de este género. 

Interesante el desarrollo de los diálogos pero, sobre todo, me llamó la atención lo fuertemente visual que es la novela, a pesar de no perder en descripciones tediosas. Es directa, pero, al mismo tiempo, tiene la pausa adecuada para que, a medida que avanza su lectura, no sea complicado ir saboreando los entresijos de sus callejuelas a oscuras. 

Es curioso, también, que, al menos por mi parte, no se produjo una empatía tremenda con el protagonista hasta bien avanzada la novela. Desconozco si esto era intencionado o no, pero siempre me ha parecido un recurso hartamente difícil de conseguir, lo que demuestra la habilidad obvia del escritor.

Habrá que seguirle la pista.