sábado, 11 de abril de 2015

#CINE: Felices 140, Maribel Verdú gana el Euromillón // *1/2


Maribel Verdú siempre es un nombre llamativo en cualquier estreno español. De hecho, a mi me impulsó bastante a la hora de animarme a ir a verla, aunque he de reconocer que mis expectativas no eran demasiado altas. Efectivamente, el resultado tampoco fue bueno.

El film inicia de forma amena, pero deja un resquicio de torpedad tras cada escena. Las actuaciones, a pesar de tratarse de actores y actrices consagrados del panorama español de nuestro país, no terminan de cuajar y de transmitir en la gran pantalla. No olvidan en ningún momento que están ante una cámara, y eso es un error tan grave que hasta el espectador menos exigente no puede pasar por alto. Unimos esto a un ritmo tediosamente lento en un film que cuenta pocas cosas, y que se vuelve aletargado desde su ecuador.

He leído muy buenas críticas de la película y del director, y lamento decir que no las comparto ni llego a entenderlas. Por muy amante que sea del cine de marca nacional, y por mucho cariño que sienta por ver a Maribel Verdú, no se puede pasar por alto un transcurso tan frío, inverosímil y, por qué no, que roza la ridiculez por momentos. 

Por señalar cosas positivas, diré que la ambientación elegida es muy acertada y hermosa, aunque creo que el director la ha explotado muy poco. Hay ciertos diálogos que tienen fuerza y que, creo, podría haber explotado más esa faceta. Y, por supuesto, hay momentos de la interpretación de Verdú que rompen el aire y tocan el corazón (un llanto roto, atisbos de locura, serenidad aterradora)... a pesar de que todo lo demás se le queda muy pequeño.

De todas formas, no me cansaré de decir, que creo que es importante que cualquiera de nosotros sigamos impulsando y viendo el cine español, que a día de hoy sufre terribles prejuicios y carece de las oportunidades.