martes, 16 de junio de 2015

#ENTREVISTA: David Nel, autor de 'Alba Infinita'


"Por desgracia, creo que nos encaminamos a muchos de los escenarios expuestos en la novela, todas ellos resultantes de la superpoblación, el poco respeto por la naturaleza y el aumento de la brecha entre ricos y pobres."

Es un verdadero placer contar con la entrevista a David Nel en 'Las mentiras que escribí', después de tener el gusto de leer y reseñar su novela, 'Alba Infinita' que, como sabréis, me ha apasionado y seducido de manera fulminante. Amante como soy de la Ciencia Ficción y de las distopías, encontré en la increíble novela de David un claro referente a este tipo de literatura.

M.B.Vigo: Bienvenido al Blog de nuevo, David, estoy muy feliz de poder realizarte esta entrevista.

D.N.: Y yo de atender tus preguntas, muchas gracias por tu tiempo Miriam, sobre todo en estos días tan intensos para ti con el lanzamiento de Marafariña.

M.B.Vigo: 'Alba Infinita' es una novela densa, cargada de temas que me encantaría tocar en esta conversación. Sin embargo, tampoco quiero desvelar demasiados detalles del argumento. Iré con cuidado... David, ¿Cómo empieza para ti este proyecto, no me negarás que ambicioso? ¿Cómo nace en ti la EBR de Chipre? 

D.N.: Siempre tuve el sueño de escribir una novela, y en 2013 me encontré con la suerte de dar con la idea adecuada en el momento adecuado. La idea surgió como una mezcla de temas de actualidad y mi afición por la ciencia ficción. No es casualidad que comenzara a escribir la novela cuando Chipre acababa de ser noticia por su corralito financiero.

M.B.Vigo: Realmente, es increíble la sociedad chipriota que retratas muy minuciosamente en tu novela. La práctica ausencia de preocupaciones, las necesidades básicas cubiertas, un trabajo estable, una vida tranquila, ¿te gustaría ser un ciudadano chipriota? ¿Seguridad o libertad?

D.N.: Me encantaría vivir en una EBR, pero me temo que un cambio pacífico es imposible. Quizá un experimento aislado sea posible, pero una implantación a escala global solo podría ocurrir como resultado de la necesidad que genera una posguerra o una crisis de dimensiones bíblicas. Así que prefiero que ni yo ni mis hijos vivamos para verlo.

M.B.Vigo: Mientras la isla es un lugar que parece ser idílico para vivir, el resto de Europa y del mundo son un reflejo hostil, problemático y carente de oportunidades. Podríamos decir que es algo 'exagerado' esta desigualdad. Mas si nos paramos a pensarlo, no estamos nada lejos de esa situaciones. ¿Crees que 'Alba Infinita' puede ser premonitorio en ese aspecto? Al menos en parte.

D.N.: Por desgracia, creo que nos encaminamos a muchos de los escenarios expuestos en la novela, todas ellos resultantes de la superpoblación, el poco respeto por la naturaleza y el aumento de la brecha entre ricos y pobres.

M.B.Vigo: Hablemos de las formas económicas. La EBR no se define como comunismo, pero está evidentemente alejada del capitalismo. ¿Cómo definirías tu este tipo de sociedad? ¿Qué ventajas e inconvenientes, a grandes rasgos, podrías destacar?

D.N.: En nuestra sociedad, alguien con ideas anticapitalistas es automáticamente tildado de comunista o de perroflauta, y esto detiene a muchos a la hora de pensar un poco más allá. El capitalismo no es una decisión impuesta, es una etapa evolutiva del desarrollo humano. Hubo un momento en el que probablemente fue el sistema más adecuado, pero deberíamos plantearnos que quizá la única manera de seguir evolucionando es buscar una alternativa, ya no digo más justa, sino, simplemente, sostenible. La EBR, como un sistema que depende de la naturaleza humana, no es perfecta, pero quizá sea nuestra única opción.

M.B.Vigo: Los personajes de tu novela, de diferentes géneros, lugares del mundo, situaciones y posiciones sociales, son 'herramientas' ideales para mostrarle al lector los entresijos de una vida nueva. Leah, Lin, Marcelo y Ande son las identidades, las masas de palabras, que has creado y has colocado en tu futuro hipotético. ¿Cómo nace cada uno de ellos? ¿Con cuál has disfrutado más?

D.N.: La verdad es que he disfrutado con todos por igual, ya que cada uno de ellos me ha permitido explorar un territorio distinto… Con Leah pude usar mucho la imaginación ya que ella es la que más tiempo pasa en la EBR de Chipre. Con Ande me desahogué despotricando del sistema político español y me acerqué más a la ciencia ficción. Marcelo me permitió desarrollar la trama de la conspiración, y con Lin me divertí escribiendo las escenas de acción. 

M.B.Vigo:  Hablemos un poco de las 'virguerías' tecnológicas que describes y que desarrollas en tu novela. La más popular y empleada los habitantes chipriotas (y del resto del mundo) son las llamadas lentes. ¿Qué son exactamente? ¿Son una invención tuya o has recabado la información de algún lugar?

D.N.: Las lentes son un dispositivo formado por unas lentillas y un auricular diminuto que permite al usuario realizar todas las funciones de un Smartphone de hoy en día. La idea no es nueva, es una evolución lógica de los dispositivos de comunicación actuales. Hay un capítulo muy bueno de la genial serie Black Mirror que se centra en el impacto que tendrían las lentes en una relación de pareja. En mi caso, me he centrado más en las consecuencias que tendrían en la sociedad en general, sobre todo si llega el momento en el que puedan leer nuestros pensamientos...

M.B.Vigo: Planteas muchas ideas a debatir en 'Alba Infinita'. Por cuestiones personajes, el tema de la vida extraterrestre que se toca levemente en un punto determinado de la novela me ha llamado la opinión. El protagonista que lo menciona cree fielmente en la existencia de vida en otros planetas, ¿tú compartes esta visión? 

D.N.: Con este tema, uno solo puede afirmar “solo sé que no sé nada”. No creo que estemos en posición de decantarnos por una opinión u otra, pero sí que podemos reunir una serie de teorías y discutir sobre cuáles son más probables. Para ello, recomiendo el artículo sobre la Paradoja de Fermi del blog americano Wait but Why.

M.B.Vigo: Detrás de todo trabajo, de todo artista, de todo creador, hay un intenso proceso de inspiración. En tu caso, ¿qué películas, novelas o circunstancias te han servido para darle vida a esta novela?

D.N.: En cuanto a ideas, los clásicos de la ciencia ficción: Arthur C. Clarke, Asimov, George Orwell... Como dije, siempre mezclados con temas de actualidad. En cuanto a estilo, siempre leo a Ken Follett mientras escribo, ya que me gusta su lenguaje directo y funcional y su manera de atrapar al lector en la historia.

M.B.Vigo: La publicación es, sin lugar a dudas, uno de los escollos más difíciles que cualquier escritor que desea ser leído tiene que solventar. ¿Qué consejos podrías darle a otros escritores en este aspecto? ¿Cómo ha sido tu experiencia con Punto Rojo?

D.N.: Me decidí por una empresa de autopublicación para poder obtener un resultado más profesional y tener acceso a más canales de distribución. Esas son las ventajas. Pero también he perdido poder de decisión sobre el marketing del libro, y muchas veces me ha frustrado la lentitud del proceso y la falta de control sobre la distribución, el precio, la promoción… La próxima vez probablemente busque otras opciones.

M.B.Vigo: Y, para finalizar, ¿podrías contarnos tal vez en qué estás trabajando actualmente? ¿Podremos leer algo tuyo pronto?

D.N.: Las buenas críticas me están motivando mucho, así que acabo de terminar de estructurar la segunda y tercera parte de Alba Infinita. Empezaré a escribir de nuevo pronto y en teoría la segunda parte debería estar lista en un año, pero nunca se sabe…


Muchísimas gracias, David, por habernos dedicado tu tiempo y tus letras a 'Las mentiras que escribí' y a sus lectores. Espero que hayas disfrutado tanto como yo de esta entrevista.