domingo, 31 de mayo de 2015

#CINE: Tomorrowland, interesante distopía pero maltratada por los tópicos de Disney // ***


Escapa bastante de las sagas soporíferas y comerciales que los aficionados al cine tenemos que sufrir. Disney ha hecho esta interesantísima apuesta sobre una distopía social: un viaje al futuro, o un lugar del futuro, en el que se concentran las mentes más brillantes, prodigiosas y soñadoras. Por cierto, los conspiranoios de los Iluminati tienen que estar frotándose las manos, porque la teoría de las dimensiones (densidades) y el control de las mente mundial queda latente en el guion... ¿Un posible guiño del legado de Walt Disney, tal vez? No tardarán en salir esas teorías de las mentes más desconfiadas.

Es hasta ridículo decirlo, pero es la verdad. 'Tomorrowland' supera con creces a 'Interstellar' (ya sabéis, la película sobre batman astronautas que viajan al espacio de Christopher Nolan) en cuanto a teorías, explicaciones y eficiencia. Y con eficiencia digo, que el ritmo y el desarrollo es vertiginoso, inteligente, nada tedioso y entretenido. Vale, es verdad, no podemos olvidar que se trata de una película de Disney, para todos los públicos, rebosante de optimismo, amor real, buenas intenciones y moralejas por todas partes. Sí, pero todo esto con un atractivo visual extraordinario, unos personajes diferentes, muy bien delimitados, con mucha fuerza en escena. Esto último referido sobre todo a las dos protagonistas femeninas (George Clooney sobra del todo, lo siento), que en más de una ocasión me han arrancado una risita y mi empatía hacia ellas se ha disparado.

Diré que el inicio es espectacular y difícilmente mejorable. Los primeros 30 minutos de la proyección son exultantes, agarran al lector y llenan su visión de imágenes extraordinarias, de suspense en su justa medida y de anhelos de saber qué más. Se habla de las ya mencionadas teorías, pero sin que esto llegue a ser cargante ni tedioso, si no de forma comprensible. Sin embargo, es una verdadera lástima que al final, cuando se espera lo épico, lo trascendental, el globo de Disney se pinche y eche a volar con un chirrio molesto.

El malo malísimo Dr. House se convierte en otro de estos molestos tópicos del villano. Las peleas y las explosiones sobran y aburren. La moraleja final es tan tópica que resultaba doloroso ver como en cuestión de segundos se cargan las casi dos horas de fotogramas absorbentes. Es una verdadera lástima que estos errores finales me impidan otorgarle una mejor cualificación.

Os animo, sin embargo, a ir a verla. Entretenimiento asegurado, diferente y fresco. Hacen más apuestas de este tipo. La recomiendo y no me importaría volver a verla. Interesante.