lunes, 18 de mayo de 2015

#ENTREVISTA: Eley Grey, 'Las mujeres de Sara'



"Cada historia que escribo me hace más libre"

Mediterránea de raíz, y profesora de Geografía e Historia, Eley Grey se estrena como escritora con su obra Las mujeres de Sara, una novela con un fuerte sentido emocional, acción y compromiso social, que he tenido el gusto de reseñar en Las mentiras que escribí’.

M.B.Vigo: Eley, es un verdadero placer recibirte en este humilde portal literario. Muchísimas gracias por haber accedido a realizar esta entrevista. Espero que la disfrutes tanto como yo.

E.G.: El placer es mío, eso seguro. Por encontrarme con gente amante de las letras y las historias como tú. Gracias.

M.B.Vigo: Comencemos, si te parece, hablando un poquito acerca de lo que es para ti Las mujeres de Sara. Está claro que se trata de una obra personal, o eso es lo que yo he sentido al leerla. Digamos que está cargada de verdad. ¿Cómo nace y crece esta novela? ¿Qué es lo que te impulsó a escribir?

E.G.: Bueno, por un lado, aclarar que no se trata de una obra personal, aunque, quizá, lo maravilloso de la literatura es precisamente eso, que puede ser realidad lo que se crea, lo que se inventa. Este es el caso de Las mujeres de Sara, una historia de ficción que podría ser perfectamente una vivencia real (mía o de cualquier otra mujer).

En cuanto a cómo nace y crece o qué me impulsó a escribir, es algo que he hecho siempre, escribir, crear historias, cuentos. Sin embargo, siempre lo he hecho para casa, para mí. Esta vez, después de descubrir la literatura LGTB, sentí la necesidad de compartir con la gente mis historias, mis pensamientos y mi manera de ver el mundo, desde una óptica (al menos esa ha sido mi intención) que refleje la normalidad, la diversidad y la visibilidad.

M.B.Vigo: Ya por el título, intuimos que se trata de una novela homosexual. En los tiempos actuales, esto no debería de ser nada exótico pero la triste realidad es que sigue siéndolo en gran medida. Creo que, de todas formas, es importante que este enfoque se normalice y que siguen naciendo obras literarias de amor entre personas del mismo sexo con toda la naturalidad posible. En la obra, sin querer desvelar demasiados detalles del argumento, Sara tiene cierto conflicto interior con su sexualidad. ¿Has buscado de esta forma algún tipo de desahogo personal, o es una manera de ayudar a otras personas en una situación similar?

E.G.: Pienso que la literatura tiene un objetivo fundamental, a parte de entretener, y es el pedagógico. Independientemente de la temática tratada, provocar la reflexión o el debate es fundamental para mí, no sólo en Las mujeres de Sara, sino en todo lo que escribo y/o publico.

M.B.Vigo: Sara es una persona fuerte pero, al mismo tiempo, sufre una terrible debilidad en unos puntos claves del argumento. Digamos que es aquejada por una de las enfermedades más difíciles que existen: la depresión. He de decirte que tu forma de reflejar este estado me ha transmitido mucho. ¿Cómo has conseguido desarrollar tan bien este matiz? ¿Cerrando los ojos, sintiendo, estando ahí?

E.G.: Supongo que el que más y el que menos ha pasado por situaciones de debilidad, de desesperación e incluso de hundirse hasta el cuello, como le pasa a nuestra protagonista. Compartir esta sensación puede ser una manera de aliviar a quienes pasar por algo parecido. Una forma de trasmitir la importancia de la lucha personal y la búsqueda del deseo por vivir y ser feliz. Algo, por otro lado, que todos tenemos desde que nacemos, pero que, a veces, por circunstancias, podemos ir perdiendo.

M.B.Vigo: Hay varias mujeres que se cruzan en la vida de Sara. De una manera u otra, todas influyen en su vida para bien o para mal. Pero hay una que sobresale por las demás, que brilla con luz propia. ¿Qué puedes hablarnos de esa diosa griega? Tal vez supone la liberación personal de Sara.

E.G.: La respuesta a esta pregunta puede estar relacionada muy directamente con mi respuesta anterior. La idea de Sofía viene por ese derecho universal que todas y cada una de nosotras  tenemos en el momento de nacer: el derecho a ser felices y libres. La diosa griega personifica ese derecho en la vida de Sara.

M.B.Vigo: Hablando de liberación, ¿ha supuesto para ti algún tipo de liberación plasmar ideas en esta novela? Digamos que la literatura nos libera, rompe el hielo de nuestros miedos.

E.G.: Por descontado, la literatura nos libera, aunque a veces nos puede condenar, según se mire. Esto último lo digo desde el sentido más positivo (aunque pueda sonar mal), porque a veces sucede que la necesidad de escribir se hace adictiva, como una especie de droga de la que no quieres desengancharte. En mi caso ha sido así, si bien es cierto que cada texto, cada historia que escribo me hace más libre (paradojas del arte, supongo).

M.B.Vigo: Está claro que, como profesora, el final didáctico de la novela es clave...

E.G.: Sí, como he dicho antes, para mí el objetivo del arte en general debería ser el pedagógico, porque aprender, aprendemos todos y lo mejor es que lo hacemos a lo largo de la vida, día a día. De nuevo es una opinión personal, pero creo que esta capacidad nos puede hacer mejores personas.

M.B.Vigo: Sara se aísla en un pueblo donde busca tranquilidad. Algo que nos ayuda a escapar en algunos momentos: irse a otro lugar, lejos de las ciudades, a buscar paz. ¿Dónde encuentra Eley Grey esa paz?

E.G.: Yo la encuentro en casa, junto a mi mujer, en la montaña, en la playa, en la ciudad hace ya un tiempo aprendí que la paz hay que encontrarla en el interior de cada uno, si la encontramos ahí, estará en todas partes.

M.B.Vigo: Detrás de todo artista hay muchos componentes que influyen en su creación: libros, cine, series... ¿Cuáles son las semillitas que juegan a ser tus musas, Eley?

E.G.: Leo de todo y veo casi de todo. Todo tipo de géneros literarios y autores, incluso en los idiomas que puedo controlar (castellano, valenciano/catalán o inglés). Pero me encanta el género de misterio o los textos que consiguen engancharme desde pronto, las historias que me atraen desde la primera página. Cuando un autor o autora consigue eso, la tengo a mi lado siempre.

M.B.Vigo: El proceso de publicación es algo arduo, duro y a veces imposible. ¿Puedes contarnos un poco cómo ha sido tu experiencia en este aspecto? ¿Qué le dirías a otros escritores que aún están pendientes de dar el paso?

E.G.: Les diría que escribieran, que leyeran, que siguieran sus instintos y sus deseos, que hicieran lo que verdaderamente les hace felices, porque lo demás, tarde o temprano, llega.

M.B.Vigo: Y, por último, para finalizar, ¿En qué proyectos está sumida Eley actualmente? ¿Qué podremos leer en un futuro firmado por ti?

E.G.: Ahora mismo estoy esperando publicar mi segunda novela (Todas están locas) y sigo trabajando en distintos medios a través de relatos cortos (Hay una lesbiana en mi sopa -Columna de opinión: Cromosoma Ilegal, en el periódico digital El Cotidiano y en el portal Universo Gay). También publico periódicamente la serie: Ser lesbiana en este pueblo y no morir en el intento -Revista Mirales-.

Infinitas gracias de nuevo, Eley, por haber accedido a realizar esta entrevista. Espero que nos volvamos a cruzar en este camino de letras.