viernes, 31 de julio de 2015

#LITERATURA: La mirada de piedra, merecido ganador // ***1/2


Tenía mucha curiosidad por saborear esta novela que, al menos, prometía ser todo un deleite para cualquier lector que se precie. Ni siquiera me había detenido a leer la sinopsis antes de descargarla (Amazon la puso gratis en el día Premium), es algo que no suelo hacer. Simplemente con un título atractivo y una portada, puedo identificar que obras me pueden transmitir algo diferente.

Como era obvio, la obra de Jorge Magano, 'La mirada de piedra' tiene una calidad destacable y pulida. La narración es ordenada, rica en términos, con un ritmo muy hábil y adecuado y buenos personajes. Lo que fundamental de la historia es: mantener el misterio, desvelando poco a poco pequeños indicios y el humor negro que, tal vez, sera lo marque la diferencia con respecto a otros títulos de literatura similar.

Se trataría de la tercera parte de las Aventuras de Jaime Azcárate. No he leído las anteriores, y no es necesario para entender a la perfección esta entrega aunque, aviso, no creo que tarde mucho en hacerme con ellas porque, desde luego, ha despertado mi total interés y curiosidad, tanto como lectora y como mi faceta de escritora que lucha por hacerse un hueco en el mundo infinito de Amazon.

La magia de Jorge Magano son, sin lugar a dudas, sus diálogos. Maneja el sarcasmo como si resultase algo sencillo, a pesar de que creo que se trata de uno de los recursos más difíciles de llevar a cabo sin caer en chistes facilones y ridículos. Jaime Azcárate, el protagonista, es carismático y, a la vez, algo repulsivo (o al menos para mí). Paloma Blasco, su ex novia que por diferentes motivos tendrá que acompañarlo en esta investigación, me ha despertado mucha empatía desde el primer momento. Forman una buena pareja. Sobre ambos, de hecho, reace la mayor parte de la fuerza argumental.

Sin embargo, hay más personajes de los que Magano se vale para ir haciendo nacer los hilos que mueven la trama. Saltamos de los buenos a los malos, incluso personajes secundarios que cobra importancia por momentos. Guardando siempre una veraz y fiel reproducción de las conversaciones y acciones en función de las múltiples personalidades a las que Jorge le da vida.

Un punto negativo que señalaría será la presencia de tópicos literarios de los que el autor no consigue huir y que son un lastre en algunos puntos de la obra. Por supuesto, no ensombrecen la calidad, pero siempre se espera algo más de originalidad que no caer en los clichés esperables. La originalidad de la trama resta importancia a ese aspecto.

A mi me ha recordado muchísimo a 'El laberinto de las aceitunas' de Eduardo Mendoza, así que cualquiera que sea seguidor de este autor disfrutará con esta obra.