lunes, 27 de julio de 2015

#LITERATURA: Lo que sí quisiste hacer, una novela de culto // ***** (MAGISTRAL)



Topar con obras literarias magistrales no es tarea sencilla. Se necesitan muchos ingredientes, muchos sentimientos, mucha verdad y mucho coraje para llegar a dar vida a una novela real, unas letras sin tapujos ni vergüenza, unas letras limpias y serenas, poderosamente hermosas y con alma propia. No abundan, por supuesto, los libros que tomamos entre nuestras manos y nos hacen temblar, llorar, reír de verdad. Pero, lo que realmente es algo insólito, es una historia que penetra, que atraviesa, los entresijos de nuestra alma, de nuestro pensamiento, que difumina todo lo que hay en nosotros mismos y recrea un exótico viaje por el interior del ser humano y por la infinidad del universo más espiritual. 

La novela a la que pertenece esta entrada es, sin lugar a dudas, insólita y extraordinaria. 'Lo que sí quisiste hacer', escrita por Juan José Tur Varo, un jovencísimo estudiante de psicología con unas dotes narrativas brillantes y poco comunes. Poco comunes porque, a pesar de la cantidad de libros que devoro con el paso de los meses, creo que jamás he tenido entre mis manos una obra con las características, formas y desarrollo de los hechos de la que, sin lugar a dudas, 'Lo que sí quisiste hacer' puede presumir.

Afirmo, con rotundidad, que se trata de una ópera prima rompedora y esperanzadora. Juan José Tur Varo promete mucho con lo que deja entrever en sus grandes cualidades literarias. Fascinante. Cualquier lector con un paladar habituado a las buenas letras, sabrá deleitarse con la exquisitez explosiva que, literalmente, revienta en el corazón y en la mente de quien se deja inmiscuir en las turbias aguas de limbo entre lo que es real y lo que no lo es. La realidad, pues, y la fantasía; lo terrenal y lo espiritual, lo palpable y lo inmaterial, lo trivial y lo esotérico, se unen para dar vida a nuestro protagonista, un joven que busca mil nombres antes de hallar el suyo propio,

Este inquieto muchacho narra la historia en primera persona lo que, sin lugar a dudas, es una vinculación al carácter autobiográfico (objetando los detalles más surrealistas…o no). Se ‘despierta’ después de haber sufrido un terrible y mortal accidente del que apenas recuerda nada. Comenzará así un viaje, un peregrinaje, que bien podría responder a las recurrentes preguntas que conducen la religión: ¿Quién somos? ¿Por qué estamos aquí? ¿A dónde vamos?

La religión es la guinda del pastel, pues mueve la creencia arraigada del joven y justifica gran parte del transcurso de la novela. Brillantes son los argumentos, mediante sendos diálogos, que Juan José nos hace llegar en relación a este ámbito. La imagen de un Dios de amor, bondadoso, otorga fe y esperanza a un futuro que se desdibuja frente a una bruma camaleónica.

Otro punto importante, otro latido de sus páginas, es la homosexualidad. Resulta curioso que la idea más cristiana con la libertad de amar formen una armonía comprensible y serena que jamás había llegado a leer. La calma, la paz, que el autor transmite conecta en seguida con el lector, que se deja embaucar por sus pensamientos más íntimos, tormentosos y hermosos. Este cuadro choca atrozmente con las ideas reflejadas en mi primera novela, Marafariña. Tal vez por esto, por esta tolerancia, me he sentido tan fascinada, identificada y cercana a ‘Lo que sí quisiste hacer’.

La califico como una novela de culto, porque no se me ocurre otro término para referirme a ella. Muy recomendable para cualquier tipo de lector, pero en especial para todos aquellos que amen las letras, la vida y al ser humano.