viernes, 4 de septiembre de 2015

#LITERATURA: Ellas también viven... también luchan, también lloran, también aman // *****



Existen múltiples novelas, relatos, revistas, películas y series dedicadas a las figuras femeninas. Es poco debatible el hecho de que las mujeres son explosivas, cambiantes, luchadores, exóticas, complicadas, tiernas, feroces. El abanico de posibilidades de cualquier historia que tenga por protagonista a una madre, a una mujer soltera, a una anciana, a una joven insaciable es tan infinito que ha dado lugar a millones de obras a lo largo de la historia de la literatura. No son pocos los autores de cualquier género que crean un prototipo de protagonista femenina y la moldean para lograr darle un carácter a su argumento fuerte y atractivo.

Pero en realidad, no se encuentra en la ficción a las 'ellas' más fuertes y más increíbles, sino en la vida real, en la rutina, en esas mujeres que vemos por la calle, que vemos en las cafeterías, en los supermercados, que van al trabajo, que cuidan a sus hijos, a sus maridos (o a sus esposas), que agarran la vida con los dientes y siguen, siguen sin detenerse. Porque nada puede detenerlas. Y es, precisamente, en estas mujeres de verdad, en las que Pilar Muñoz ha basado 'Ellas también viven', una colección de relatos de mujer que podemos clasificar de dinámica, original, divertida y emotiva.

Ya había leído con anterioridad otra novela de la autora, 'Los colores de una vida gris' reseñada en este Blog. Como podéis leer en mi crítica, es una obra muy recomendable, también enfocada a puntos de vista femeninos, donde Pilar ya hace alarde de sus dotes como escritora del género más íntimo, en el que refleja los comportamientos más básicos del ser humano en situaciones extremas (que no irreales). Fascinada por este manejo psicológico que se me antoja tan audaz y afilado (afilado porque se trata de un bisturí que disecciona el alma de sus personajes), no podía dejar pasar una antología de relatos variados cuyas protagonistas son, pues, mujeres cotidianas. O superheroínas.

Es todo un arte el de relatar. La misión de crear un mundo, una situación, en un puñado de páginas es todo un reto que únicamente determinados escritores pueden presumir de hacer con habilidad. Pilar puede considerarse, sin lugar a dudas, diestra para las letras en este ámbito. Los relatos de mujer, las historias, que nos hace llegar en este conjunto así lo hacen constar. Con su literatura característica, esa que me resulta tan complicada de definir, cogiendo las letras entre los puños y amasándolas con un cariño maternal para dar forma, cuál alfarero, a esas almas plasmadas en el papel.

Las mujeres son diferentes, sus situaciones, deseos, anhelos, miedos y propósitos también lo son. Apenas podemos encontrar similitudes entre ellas, al menos a primera vista. Pero hay algo que las une: la pasión desmedida, el coraje tan agudo que no les cabe en el pecho, el amor tan fuerte por dar a cambio de tan poco. Son luchadoras, sufridoras pero, no conformes con ellos, se enfrentan porque anhelan ser felices. Se trata de una especie de radiografía de la sociedad actual, pero con el arte propio de quien de verdad sabe narrar historias, quien de verdad sabe hacerlo con el corazón y la ternura necesarios.

Amo leer, y amo al ser humano. La mezcla de unos relatos tan personales junto con unas letras tan veraces y pulcras solo ha podido hacerme disfrutar, una vez más, de la deleitable literatura de una escritora para mí tan especial y querida como Pilar Muñoz.