jueves, 12 de mayo de 2016

#ENTREVISTA: Mari Ropero, autora de "Cartas a Lucía"




"Creo que todos necesitamos nuestro tiempo y ella [Lucía], por los acontecimientos que la rodean, le es más difícil soltarse de la mano de esa niña que todavía vive en ella."


“Cartas a Lucía” es una novela mucho más intimista que “Ellas”. Se produce un cambio de registro narrativo prácticamente absoluto por tu parte entre una obra y la otra. “Ellas” es una novela puramente romántica, mientras “Cartas a Lucía” engloba mucho más... ¡Hoy nos visita Mari Ropero! 


M.B.Vigo: ¡Bienvenida, Mari! Es un placer recibirte en "Las mentiras que escribí".

M.R.: El placer es mío y muchas gracias por invitarme a este rincón tan "de verdad".

M.B.Vigo: Señalamos un importancia cambio de registro entre "Cartas a Lucía" y tu anterior novela, "Ellas". ¿A qué se debe este cambio? ¿Es algo voluntario, o surgió sin más?

M.R.: La verdad es que no sabría decirte, no soy capaz de plantarme ante un tema y escribir sobre él. Las historias surgen. Lo que tenía claro era que tendría que ser algo totalmente diferente a lo anterior. Me gusta ponerme retos y Catas a Lucía lo ha sido.

M.B.Vigo: Lucía es una joven bastante común y conformista. Con alma bondadosa, bastante sensible y un tanto torturada por los secretos que esconde su madre. En ella conviven, por un lado, una parte más infantil, y por otra unos ramalazos de madurez que no pasan desapercibidos. ¿Qué nos podrías contar acerca de tu protagonista? ¿Tiene similitudes contigo?

M.R.: Lucía está en esa edad en que tienes que decir adiós a la adolescencia y presentar una madurez que no siempre es la que los demás esperan. Creo que todos necesitamos nuestro tiempo y ella, por los acontecimientos que la rodean, le es más difícil soltarse de la mano de esa niña que todavía vive en ella. Yo por mi edad, probablemente tendría que haber dicho hace mucho tiempo adiós a esa niña, jajaja, pero me niego. Así que de alguna manera compartimos esa inocencia.

M.B.Vigo: La madre y la abuela de Lucía son dos pilares fundamentales para ella. Las tres mujeres tienen un vínculo muy estrecho, prácticamente irrompible. Las escenas familiares me hicieron evocar partes de mi propia infancia. ¿Son fundamentales estos lazos para Lucía? ¿Querías darle una importancia especial a este aspecto?

M.R.: Cartas a Lucía es la historia de una familia. Una familia donde sus miembros, seguramente nada convencionales para algunos, para mí sí,  tienen una unión fuerte e indestructible. Y no hay ningún secreto, se quieren y respetan.

M.B.Vigo: Además de su familia, hay alguien muy especial para Lucía. Se trata de su mejor amiga, Raquel, con quien los lazos parecen más fuerte que con el resto de sus compañeras. Raquel es un personaje que me ha encantado desde el principio, tiene mucha fuerza y mucho poder cuando hace su aparición. ¿Quién se Raquel? ¿Y cómo influye en la vida de Lucía?

M.R.: Creo que hay personajes que se crean para dar luz a otros, este es el caso de Raquel, y no fue adrede, con respecto a Lucía. Las dos forman un tandeen perfecto para recordarnos cómo surge ese primer amor. 




"Hay secretos que estoy convencida que podrían dar un vuelco totalmente a la vida que tenemos y conocemos. Los secretos que guardan las cartas que Lucía encuentra son muy importantes."


M.B.Vigo: El pasado está muy presente en esta novela. Llega a través de cartas, clandestinas, escondidas en la habitación de su madre. En ellas, se esconde algo que Lucía busca insistentemente, algo que pondrá su realidad patas arriba. ¿Puede, de verdad, el pasado que no conocíamos, cambiarlos por completo?

M.R.: Bueno, hay secretos que estoy convencida que podrían dar un vuelco totalmente a la vida que tenemos y conocemos. Los secretos que guardan las cartas que Lucía encuentra son muy importantes.

M.B.Vigo: En la portada de la novela vemos a una joven tras un naranjo. ¿Qué significado tiene este árbol para la historia?

M.R.: Tiene un simbolismo muy bonito y a la vez muy triste. En realidad son tres naranjos los que aparecen para recordar a una de las madres de Lucía, Blanca, cuanto amor sigue estando vivo, a pesar de que la persona que amas se haya marchado.  

M.B.Vigo: La publicación no es algo sencillo. Tú has vuelto a apostar por la firma "Edítalo-Contigo" para hacernos llegar tu trabajo a los lectores que, con tanto cariño, esperábamos con ganas leer algo tuyo. ¿Qué nos puedes contar de tu experiencia con la publicación? ¿Cómo mover tu trabajo para llegar al máximo número de personas posible?

M.R.: Tú lo has dicho, no es nada sencillo publicar cuando eres un humilde escritor que quieres que tu trabajo vea la luz. La autoedición, y aquí hablo de mi editorial, "Editalo- Contigo", es una de las mejores maneras de conseguir ver tu libro en las estanterías de una librería. Por su trabajo y respeto hacía el autor. Para mí mi editor no es solo eso, también es un amigo. Promocionar los libros no es tarea fácil, aunque hay que decir que los bolg como el tuyo hacen que tengamos la oportunidad de mostrar nuestro trabajo, dándonos un lugar muy importante. Por supuesto no me podría olvidar de los lectores que comparten y comentan, que se convierten en amigos a los que yo no me cansaré nunca de dar las gracias por su apoyo y cariño.  

M.B.Vigo: La literatura con contenido homosexual se está liberando del estigma del drama. Aunque este se deja entrever en tus páginas, los aires renovados son evidentes. ¿Estamos ante el fin del tan recurrente bollo-drama?

M.R.: No lo sé, aunque me gustaría que los personajes homosexuales no tuvieran que estar siempre rodeados de ese "drama". Escribir historias donde la realidad de mujeres y hombres no tenga que estar sujeta a los estereotipos de otros tiempos, sino a la realidad. Personas como tú y como yo que tiene los mismos problemas, preocupaciones, alegría que todo el mundo. Llevar la igualdad también a la literatura es una cuenta pendiente que poco a poco tenemos que conseguir.

M.B.Vigo: Detrás de todo escritor, hay un amante de las lecturas. ¿Qué libros guarda con cariño Mari en su estantería?

M.R.: He leído de todo. Desde libros de misterio hasta literatura erótica, pasando por libros de aventuras o biografías. Pero si tuviera que quedarme con un escritor, escritora en este caso, me quedo con Mónica Martín. Todos sus trabajos me dejan un poso muy especial. 

M.B.Vigo: Y, para finalizar, ¿estás trabajando en algún proyecto nuevo del que puedas adelantarnos algo?

M.R.: Sí, estoy escribiendo lo que será mi tercera novela. Una historia donde las relaciones intimas tienen mucha importancia para mi protagonista, que de nuevo es una mujer.

M.B.Vigo: Muchísimas gracias por tu tiempo, Mari. Te deseo la mejor de las suertes en tus andaduras literarias.