jueves, 19 de mayo de 2016

#ENTREVISTA: Carol Munt, autora de "Nunca dejes de mirarme"



"Reconozco que me gusta variar; cambiar de género y registro me obliga a profundizar en mi escritura, a poner la atención en otros ámbitos de la realidad. Indagar en la temática adolescente o “Young Adult” (como se la califica ahora) me resulta enriquecedor"


Carol Munt destaca por la delicadeza de sus letras, la consistencia de sus historias y el alma de sus personajes. La publicación de su nueva novela, "Nunca dejes de mirarme" es una gran noticia para todos los lectores que le seguimos con tanta estima. Recibimos con mucho cariño en "Las mentiras que escribí" a una de mis escritoras indies favoritas.

M.B.Vigo: Las dos anteriores novelas tuyas que tuve el gusto de leer, “La promesa” y “El punto medio del corazón” son obras totalmente intimistas, que ahondan en la psicología y los sentimientos de dos mujeres sometidas a unas circunstancias muy difíciles. En “Nunca dejes de mirarme” hay una diferencia de registro importante… aunque seguimos teniendo a un personaje femenino de protagonista, ésta se trata de una joven adolescente. ¿A qué se debe este cambio de registro? ¿De dónde nace esta historia?

C.M.: Antes de nada, Miriam, quería darte las gracias por hacerme un hueco en tu Blog y darme la oportunidad de hablar de mi última novela: “Nunca dejes de mirarme”. En cuanto a la primera pregunta… Reconozco que me gusta variar; cambiar de género y registro me obliga a profundizar en mi escritura, a poner la atención en otros ámbitos de la realidad. Indagar en la temática adolescente o “Young Adult” (como se la califica ahora) me resulta enriquecedor, porque se trata de una etapa donde las emociones están a flor de piel, y la necesidad de descubrir el entorno y a uno mismo es esencial a esta edad. Como escritora creo que tener a dos adolescentes como protagonistas en mi novela ha sido todo un lujo, a la vez que un desafío.

El germen de la historia surgió hace unos tres años; cuando presenté un primer capítulo a un concurso cuyo objetivo era escribir una novela entre diez personas. El capítulo que envié resultó ganador, siendo elegido como comienzo de la historia. Sin embargo, al final el proyecto se interrumpió y la novela no se escribió. Así que, con las mismas, dejé ese primer capítulo guardado en una carpeta y comencé a escribir otra novela (Y Lao Tse bajó de los cielos). Durante el siguiente año esas páginas guardadas surgieron en mi cabeza de vez en cuando, sobre todo los pájaros… e inconscientemente fui creando escenas; hasta que un día me dije: “¿Por qué no empiezo a escribir la historia y voy subiendo los capítulos a Wattapad?” Y así hice. Mientras escribía “El punto medio del corazón”, cada semana, subía un nuevo capítulo de “Nunca dejes de mirarme”; lo hacía como entretenimiento y entrenamiento; quizá también para quitármela de encima (risas). Pero llegó un momento en el que fui consciente de que la historia estaba tomando cuerpo, y que ese entretenimiento inicial se estaba convirtiendo en una escritura seria. Así que decidí borrar todo rastro de ella en Wattapad (pido disculpas de nuevo a los lectores de dicha aplicación que seguían la historia) y reescribirla desde el principio con el propósito de autopublicarla. Así es cómo surgió “Nunca dejes de mirarme”.

M.B.Vigo: Podríamos definir a Sara como una adolescente como lo podría ser cualquier otra. Dolida, en cierta parte, con su madre por haberla arrancado de su rutina en Madrid y haberla trasladado a la vida en Galicia. ¿Cómo nació y creció Sara? ¿Qué unión tienes con este personaje?

C.M.: Sara es una adolescente de diecisiete años que se enfrenta a la incertidumbre cuando se ve obligada a marcharse de Madrid, la ciudad en la que ha vivido toda su vida, e irse junto a su madre a Santiago de Compostela. Sara experimenta el temor a lo desconocido y la impotencia ante hechos contra los que no puede luchar. Pero al mismo tiempo quise reflejar en ella la valentía y la madurez que también poseen la mayoría de los adolescentes. Y es que en todo momento quise huir de lo superficial y, si me apuras, de lo cursi. Sara es la narradora; ella cuenta todo cuanto ve y siente y quería que lo hiciera con profundidad y de forma sincera.

M.B.Vigo: El punto de inflexión en la nueva vida de Sara se llama Dorian. Un misterioso, poco locuaz y escurridizo compañero de instituto con el que, por una serie de circunstancias, comienza a estrechar lazos. Se trata de un muchacho que es, cuanto menos, enigmático. Una criatura torturada, asolado por la amargura. ¿Qué nos puedes contar de él?

C.M.: Lo único que te puedo contar es que lo adoro (risas). Tú lo has dicho: es un chico misterioso. Así que mantengamos el misterio…

M.B.Vigo: Al tener protagonistas adolescentes, una parte importante de la historia se desarrolla en un instituto de secundaria. ¿Ha resultado difícil para ti moverte en este ámbito o te has sentido cómoda al volver a los pupitres?

C.M.: La verdad es que me he sentido muy cómoda. Aún tengo a una adolescente viviendo en mi interior; y ha sido muy emocionante revivir esa parte de mi vida. De todas formas la empatía es la mejor arma que tiene el escritor. Ponerse en la piel de otra persona sin importar el género o la edad es la clave para desarrollar un buen personaje.

M.B.Vigo: Santiago de Compostela, la capital de la Comunidad Autónoma gallega casi puede tratarse de un personaje más. Una ciudad marrón, con el cielo eternamente encapotado y un halo de misterio a su alrededor. ¿Por qué la has elegido para dar vida a la historia de Sara y Dorian?

C.M.: He de confesar algo: jamás he estado en Santiago de Compostela. Pero tengo una amiga que conoce bien la ciudad y la he estado acribillando a preguntas (risas). Luego está Internet, esa ventana abierta al mundo que te permite conocer hasta el más mínimo detalle de aquello que te interesa. Google Map ha sido otro de mis aliados; gracias a él he recorrido las calles de Santiago de Compostela de punta a punta.

Elegí la ciudad de Santiago de Compostela porque me parece un escenario mágico y misterioso. Perfecto para la trama. Y también porque es conocido, en España, obviamente, y a nivel internacional.



“Y Lao Tse bajó de los cielos”, para mí, es lo mejor que he escrito hasta ahora. Y “mi Bruce” siempre será “mi Bruce”.


M.B.Vigo: La portada de “Nunca dejes de mirarme” es muy llamativa. La mirada profunda de una joven, y la sombra de los pájaros sobre su rostro. ¿Qué significan esos pájaros? (si nos lo puedes contar, claro).

C.M.: Los pájaros son los personajes principales en la sombra. Son el halo de misterio que envuelve a la novela. Me gusta añadir ese tipo de figuras a mis historias. Como algo que está ahí, que parece que se encuentra al margen de todo cuanto ocurre, pero que en verdad sin ellos la trama se quedaría huérfana. Es una forma de darle profundidad a la narración, otra dimensión. 

M.B.Vigo: Es una pregunta complicada, lo sé. Tienes ya cuatro obras publicadas, lo que ya tiene un mérito innegable. Cada cuál de ellas tiene su alma, sus personajes, su motivo. ¿Existe, tal vez, alguna que sobresalga sobre el resto? ¿O algún personaje al que te sientas especialmente vinculada?

C.M.: Siempre lo digo. “Y Lao Tse bajó de los cielos”, para mí, es lo mejor que he escrito hasta ahora. Y “mi Bruce” siempre será “mi Bruce”. De hecho, todas las personas que se han leído las cuatro novelas me lo repiten de vez en cuando: que lo tienen como libro de cabecera; que también lo tienen en papel y que a veces lo releen y subrayan alguna frase. También es con el libro que más he disfrutado mientras lo creaba. Creo que a partir de ahora voy a dedicarme a escribir novela espiritual y de autoayuda (risas)

M.B.Vigo: La publicación y, sobre todo, el llegar al público, encontrar lectores a fines a nosotros no resulta sencillo. ¿Cómo te has enfrentado durante este tiempo al anonimato de la auto publicación?

C.M.: Supongo que es la cara más frustrante de la autopublicación. Pero por otro lado te obliga a reinventarte cada día. Es una forma de mantenerte alerta y de perfeccionar tu marca de autor. También te insta a aprender formas de marketing, a indagar en el ámbito de las redes sociales. Si dejas a un lado que como escritor lo único que deseas hacer es escribir, ese mundo de la publicidad y el diseño gráfico puede ser apasionante.

M.B.Vigo: A parte de la escritura, como la mayor parte de los amantes de las letras, estoy segura de que eres una lectora insaciable. ¿Qué novelas podemos encontrar en tu mesita de noche?

C.M.: No puedo vivir sin poesía, así que siempre encontrarás a Juan Ramón Jiménez, Dulce María Loynaz, Walt Whitman, Emily Dickinson… En narrativa a Hermann Hesse, Kafka, Natsume Soseki, Alessandro Baricco…

M.B.Vigo: Para finalizar, ¿estás trabajando en algún nuevo proyecto del que puedas adelantarnos algo?

C.M.: Sí, estoy en ello, pero por ahora solo está en mi cabeza. A veces tomo algún apunte. Investigo sobre un escenario concreto o busco nombres para los personajes. Se trata de una historia distópica de ciencia ficción, y quiero que sea una trilogía. Así que aún me queda mucho trabajo por delante.

M.B.Vigo: Muchísimas gracias, una vez más, por formar parte de este Blog. ¡Espero que tengas mucha suerte en tu nuevo camino literario!


C.M.: Gracias, Miriam. Para mí ha sido todo un placer. 





Podéis adquirir "Nunca dejes de mirarme" pinchando aquí