miércoles, 20 de abril de 2016

#ENTREVISTA: Joana Arteaga, autora de "El mundo, contigo"



"Al sentarme a escribir, un día, necesité sacar una historia diferente, una historia con un mensaje positivo, luminosa, con final feliz. Y juro que era la primera vez que me pasaba en mi vida. Tiré del hilo y no puedo estar más contenta con el resultado."


Escritora, correctora, lectora y madre. Joana Arteaga es un ejemplo de constancia y trabajo duro. Hace poco más de un año publicó su primera novela "Clávame las uñas en el corazón" y, desde entonces, está imparable. Su última novela "El mundo, contigo", en la que se estrena en el estilo chick lit, está endulzando las lecturas de cientos de lectoras.

M.B.Vigo: Bienvenida, mi querida amiga Joana. Es un gusto tenerte de vuelta en "Las mentiras que escribí".

J.A.: Ya sabes que el placer es mío, que me encanta charlar contigo de literatura y más si es en un marco como este blog de literatura que adoro.

M.B.Vigo: La primera pregunta tiene que ser esta: ¿Cómo una autora de novela intimista como "Clávame las uñas..." cambia totalmente de registro para entregarse a la novela romántica? ¿Es algo que tenías en mente? 

J.A.: ¡No! Para nada, de verdad jejeje. Siempre he escrito cosas oscuras, intimistas, de sentimientos (tristes casi siempre). Mi literatura siempre ha sido un reflejo de cómo me sentía por dentro, una herramienta al servicio de mis propias emociones, supongo. Pero el año pasado, de pronto, al mirarme dentro, me di cuenta de que algo había empezado a brillar, una lucecita pequeña que quería hacerse un hueco. No sé si se debe al hecho de la presencia de mi pequeña en mi vida o que ya iba siendo hora de ver las cosas desde otro prisma… el caso es que, al sentarme a escribir, un día, necesité sacar una historia diferente, una historia con un mensaje positivo, luminosa, con final feliz. Y juro que era la primera vez que me pasaba en mi vida. Tiré del hilo y no puedo estar más contenta con el resultado.

M.B.Vigo: Es cierto que, tal vez, el género intimista es uno de los más complicados de comercializar. ¿Has encontrado más gratificaciones en el público de lectores de novela rosa? ¿Es más sencillo abrirse camino "El mundo, contigo" y su tono desenfadado?

J.A.: Infinitamente. Es un género con mucho público y un público, además, muy agradecido que, enseguida, recomienda y hace que llegues a más gente. ‘Clávame las uñas…’ es, quizá, mejor historia, pero desde luego no he sido capaz de llegar a un 20% del público que he logrado con ‘El mundo, contigo’.

M.B.Vigo: Has demostrado que la calidad literaria no está reñida con la literatura más enfocada a la venta comercial y de lectura ligera. Aun así, hay muchos autores y autoras que parecen no tener en cuenta este punto, pero siguen encabezando los TOP de ventas. ¿Se ha perdido la esencia literaria? 

J.A.: Creo que hay distintos tipos de lectores. A algunos, mientras les presentes una historia que les haga soñar, independientemente de la calidad literaria en la que venga envuelta, lo dan por válido. Y ese tipo de público abunda más en la romántica, pero también esto es porque es una literatura con mucho público, así que es más bien cosa de una regla aritmética simple: a más lectores de un género, más tipos de lectores. Lo malo es cuando eso se generaliza y se deja de lado la calidad en busca solamente de un rendimiento económico… y eso no me parece bien. Las obras, independientemente de la historia que cuentes, deberían cumplir unos mínimos, que es un ejercicio de responsabilidad que los autores les debemos a nuestros lectores.


"Martina tiene mucho de mí. Yo no soy tan decidida, valiente ni tengo su experiencia, pero sí compartimos valores de vida y eso me ha hecho sentirme muy cómoda con ella."


M.B.Vigo: "El mundo, contigo" es una novela dulce y cercana, que se desarrolla en Nueva York. ¿Es obligatorio viajar al otro lado del charco para que sucedan historias como la de Martina? 

J.A.: ¡NO! Claro que no… yo he ambientado en Nueva York porque es una ciudad que me inspira mucho. La conozco un poco y me gusta que la historia se desarrolle allí también para que quien la lea viaje un poquito a mi ciudad favorita del mundo mundial. Pero, como ves, Martina podría haber vivido esta historia en París, Madrid, Tokio o Singapur… el escenario, al final, no importa tanto como el mensaje, creo yo. Eso sí, a mí me gusta que quien lea, se sitúe perfectamente, por eso me gusta describir los lugares para que se pueda viajar con la mente. Son lugares que conozco y por eso me atrevo a usarlos.

M.B.Vigo: Martina, carismática, enérgica y tierna. Una protagonista que, desde el primer momento, encaja hasta con el lector más reacio. Denota mucha química tu unión con esta muchacha con el corazón divido. ¿Cómo fue el proceso de darle vida? 

J.A.: Martina tiene mucho de mí. Yo no soy tan decidida, valiente ni tengo su experiencia, pero sí compartimos valores de vida y eso me ha hecho sentirme muy cómoda con ella. Sacarla a la luz fue un proceso extremadamente fácil que me resultó, además, muy satisfactorio.

M.B.Vigo: Hay dos figuras masculinas que se presentan en su vida, casi al mismo tiempo, abriendo dos frentes de diferente resolución. Por un lado tenemos a Saul J. Coleman; y por otro, a Marie. ¿Qué nos puedes contar de estos dos galanes?

J.A.: No puedo contar mucho sin desvelar el gran misterio de la novela. Solo diré que uno de ellos, el elegido, estaba en mi mente desde el principio, y que el segundo, que iba a ser un secundario más, poco a poco fue comiendo tanto terreno, que mucha gente me escribe para decirme que le hubiera gustado que fuera él quien se llevara a la chica. Los dos me gustan mucho… quería que, de haber dos hombres en la vida de una mujer, ella lo tuviera realmente difícil. Me explico: en muchas novelas, cuando se presenta este dilema, uno de los dos pretendientes acaba fallando y la elección no admite ninguna discusión. En mi caso quería que ambos fueran tan buenas opciones, que, al elegir Martina, te quedaras contenta y triste a la vez. Con su elección final estoy muy contenta porque, si lees entre líneas, es su verdadera alma gemela y eso se ve desde el principio.

M.B.Vigo: ¡Ay! Pregunta trampa, pero seguro que la propia autora prefiere a uno de los dos... ¿Te atreves a decirnos a cuál?

J.A.: Sin duda, Marie. Es demasiado especial. Un personaje que ha crecido mucho en mi mente a como lo dibujé al pensarlo la primera vez. Me encanta su personalidad, su jovialidad y que tengan debilidades y no sea perfecto… esto último es, quizá, lo que más me hace amarle como lo hago.

M.B.Vigo: En cuanto a la faceta más literaria... Como escritora, ¿en cuál de los dos géneros te has sentido más cómoda? ¿Cuál de ambas novelas te ha producido más satisfacción puramente personal?

J.A.: No puedo hacer distinciones. Me he sentido comodísima al escribir esta historia. Igual que con las de corte más intimista… escribir es escribir, al fin y al cabo, y si crees en tu historia, es algo maravilloso, escribas del género que escribas.

M.B.Vigo: Por el momento, según podemos ver en tus Redes Sociales, la próxima publicación seguira el hilo de "El mundo, contigo"... ¿Puedes decirnos algo de eso? Y, además, ¿podremos leer, más tarde, alguna novela que retome el espíritu de "Clávame las uñas..."?

J.A.: La siguiente, que está ya a puntito, será ‘Juntos somos Invencibles’, que recupera un poco el espíritu y algunos personajes de ‘El mundo, contigo’, será también romántica. Después estoy preparando una tercera y última novela, relacionada con este mundo creado en Nueva York en torno al apartamento en el que vivió Martina, que pondrá fin a la serie. Y luego… sí, mi idea es recuperar un par de novelas que tengo empezadas más íntimas y a las que no quiero enterrar. Así que, bueno, proyectos hay, a ver cómo sale la cosa.

M.B.Vigo: Y, para finalizar, ¿cómo ha cambiado tu rutina en este último año? Tres trabajos publicados, otro en camino. Y, además, corregir obras... ¿Es diferente la Joana de ahora que la que escribía a solas sin más compromisos?

J.A.: Desde luego… pero creo que he cambiado para bien. Ahora que las obras están expuestas he ganado en amistades, experiencias, críticas… de todo se aprende, y a ser escritora se aprende escribiendo, pero también publicando y aceptando todo lo que derive de ello, lo bueno y lo malo. Siempre.

M.B.Vigo: Muchísimas gracias por tu tiempo y por tu sinceridad. Siempre es un placer tenerte de vuelta por el Blog. Mucho éxito en tu camino literario.


J.A.: A ti, por todo, por la oportunidad, las palabras, el apoyo y la amistad incondicional.