miércoles, 13 de abril de 2016

#ENTREVISTA: A.M.Irún, autora de "Nico, por favor"



" En el mejor de los casos, ladean la cabeza y dicen “qué monas” porque se piensan que las lesbianas nos dedicamos a darnos piquitos y a abrazarnos fuerte. Por eso era importante para mí que en “Nico, por favor” hubiera sexo explícito."


Su rostro es una incógnita, así como su nombre completo. Pero A.M.Irún, autora de "Nico, por favor" no necesita mostrarse. Tiene su literatura, fresca, urbana e impactante como pocas. Ha venido para romper y para marcar tendencia... Y, conmigo, lo ha conseguido.

M.B.Vigo: Bienvenida a "Las mentiras que escribí". Es para mi un verdadero gusto poder entrevistarte después de haber disfrutado tanto de "Nico, por favor".

A.M.I.: El placer es mío. Me alegro de que disfrutaras con la historia de Nico. Me encantó la reseña que escribiste y me consta que esta va a ser una entrevista muy interesante.

M.B.Vigo: Tengo que preguntártelo, aunque se sale de lo literario en cierto modo. ¿Por qué utilizar un seudónimo? ¿Para poder ser libremente tú?

A.M.I.: Así es. El pseudónimo es como mi capa de superheroína. No es que sea una persona diferente, pero me da superpoderes para ponerme delante de una hoja en blanco y dar rienda suelta a mi imaginación con historias chica-chica.

M.B.Vigo: "Nico, por favor" es una novela sin tapujos, fresca, desenfadada, realista y urbana. Nicolasa tiene una esencia radiante que, por lo menos a mí, me engatusó desde el primer momento. ¿Qué se esconde detrás de esta jovencita? ¿Cómo nace este personaje?

A.M.I.: La historia parte de un hecho autobiográfico. Yo, como Nico, descubrí una parte importante de mí gracias al encuentro con una chica en el metro. El paralelismo acaba en el capítulo tercero. Yo seguí con mi vida (me trasladé de Madrid a Zaragoza y aquí conocí a mi novia, lo cual no hubiera sido posible sin aquella chica del metro), pero siempre me quedó esa espinita clavada de qué hubiera pasado si hubiese permanecido en Madrid. Nico es un ejercicio de imaginación y el personaje tiene mucho de mí. Como soy una chica bastante normal, Nico también lo es. Sus miedos, sus angustias y sus dudas son las que tiene cualquier chica en su misma situación. Por eso ha gustado tanto. Las lectoras se han sentido tremendamente identificadas. Es el resultado de construir un personaje tan sincero.

M.B.Vigo: El amor llega a la vida de Nico (mejor, Nico, ¿no?) con el nombre de Mamen. Mamen es un personaje vital en la trama, muy atractiva también. Encantadora, dinámica, valiente. Mamen se convierte en un todo para, Nico, ¿qué significa esa relación con Mamen tan intensa y repentina?

A.M.I.: Mamen es lo que en términos literarios llaman el encuentro con el mentor. En este caso es mentora. Nico se enamora perdidamente de Mamen porque le permite por primera vez ser quién es, explorarse a sí misma. Esa libertad es nueva para Nico y, desde luego, muy excitante. ¿Quién no se enamoraría de la persona que te permite ser 100% tú misma?

M.B.Vigo: Y Rául, ese mejor amigo que todos quisiéramos tener, ¿no es cierto?


A.M.I.: Sí, y está basado en un amigo real que me ayudó muchísimo. También sirve para romper con ese tópico de que las lesbianas y los gays no se llevan bien. Aunque ese tópico da para otra novela...


"Gran parte  de los relatos chica-chica acaban en tragedia. Suele decirse que es una manera de castigar al lesbianismo y que las mujeres piensen que es algo malo. Quería romper con eso."


M.B.Vigo: En la sinopsis de la novela, la defines, entre otras cosas como "una novela lésbica en la que nadie muere". No falta ironía, ni sobra razón en ella. ¿Es "Nico, por favor" una obra con afán de romper el bollo-drama de una vez?

A.M.I.: Siempre ha existido esa queja entre las lesbianas. Gran parte  de los relatos chica-chica acaban en tragedia. Suele decirse que es una manera de castigar al lesbianismo y que las mujeres piensen que es algo malo. Quería romper con eso. Y he recibido muchísimas muestras de gratitud por ello. Tampoco es una novela oscura. Es luminosa, fresca, divertida y desenfadada. Es pura chick-lit lésbica.

M.B.Vigo: Y ya que enfocamos el tema, ¿crees, entonces que la homosexualidad es algo aceptado e integrado en la sociedad?

A.M.I.: Escribo bajo pseudónimo, no te digo más. La homosexualidad femenina tiene doble invisibilidad, la gay y la femenina. Se mira con mucho recelo por puro desconocimiento. Mira cómo es tratada la relación entre Inma Cuesta y Vanessa Martín. La sociedad no concibe que puedan ser pareja y las tratan como si sólo fueran buenas amigas. En el mejor de los casos, ladean la cabeza y dicen “qué monas” porque se piensan que las lesbianas nos dedicamos a darnos piquitos y a abrazarnos fuerte. Por eso era importante para mí que en “Nico, por favor” hubiera sexo explícito.

M.B.Vigo: Háblanos un poco de ti, sin necesidad de que nos enseñes en DNI. ¿Quién es A. M. Irún?

A.M.I.: Soy de Zaragoza, pero a los 18 años me mudé a Madrid para estudiar Periodismo donde me licencié cum laude en Cafetería y Césped. Mi manera de escribir refleja bastante bien cómo soy. Divertida y desenfadada pero no por ello superficial. Mi mente da saltos de un tema a otro de una manera bastante loca. Es algo que suele molar a la gente, pero a mí me da bastantes quebraderos de cabeza cuando trato de trasladar todo eso al papel.

M.B.Vigo: Detrás de todo escritor, hay una colección íntima de libros. ¿Qué novelas guardas en tu estantería con más cariño?

A.M.I.: Mis padres eran del Círculo de Lectores así que en mi casa hay bastantes libros y muy variados. También me gusta mucho ir a la cuesta de Moyano y encontrar alguna joya manoseada. Me gustan las historias que tensan la cuerda de lo real. La conjura de los necios, Cien años de soledad o La maravillosa vida breve de Oscar Wao son algunos de mis libros favoritos. También guardo con cariño ediciones en diferentes idiomas de El Principito que voy comprando cuando viajo o que me regalan. También me gusta la ciencia ficción y no descarto escribir algo de este género en el futuro. Con chicas, por supuesto.

M.B.Vigo: ¿Ha cambiado tu rutina desde que eres una escritora publicada?

A.M.I.: Sí, ahora en casa, si me ven con el ordenador, me dejan tranquila porque saben que estoy “creando” (aunque la mayoría de las veces esté procrastinando).

M.B.Vigo: Y, por último, con mucha impaciencia, ¿estás trabajando en algo de lo que pronto podremos saber algo?

A.M.I.: Estoy con la historia de la chica del metro y espero tenerla pronto. Se titulará “El sentido de la vida de Carla Pi” y, como en “Nico, por favor”, también incluirá un relato inédito. Me he propuesto tenerla acabada para marzo. Luego vendrá el proceso de maquetación y diseño de portada, que espero que sea más ágil ahora que vengo con la lección aprendida de mi primera novela.

M.B.Vigo: Muchísimas gracias por tu tiempo y por tus respuestas. ¡Te deseo la mejor de las suertes en este camino literario!


A.M.I.: Gracias a ti por tus palabras y por cederme un poco de espacio en tu blog.