miércoles, 10 de febrero de 2016

#CINE: El Renacido, superfluo film con poco trama // **



Del director de "Babel", "21 gramos", "Biutuful" y "Birdman" que, parece, siempre nos ha acercado films cuanto menos distintos, de una calidad mínima aunque no enfocados para todo el público. Podríamos decir que Alejando G. Iñárritu crea película a un estilo personal, sin detenerse mucho en deleitar a las grandes masas. Y aún así, es capaz de llenar salas de cine.

Su última apuesta es "El Renacido", con el tan aclamado por los espectadores (menos por la crítica) Leonardo  DiCaprio. Una película que se desarrolla en el año 1823, en la América Salvaje. Hugh Glass, herido de muerte tras un enfrentamiento con un oso, se ve postrado a una improvisada camilla mientras su comitiva lo desplaza a duras penas. Cuando resulta imposible cargar más con su cuerpo casi sin vida, dos hombres y su hijo son encargados de quedarse con él para cuidarlo hasta que fallezca. Sin embargo, una terrible traición hará que se desencadene una trama de venganza que hará que Glass renazca de la tierra y se enfrente a todo tipo de adversidades para logar su objetivo.

El film tiene una ambientación espectacular, los escenarios que llenan la pantalla son sobrecogedores y plagados de hermosura. El vestuario y el maquillaje sublimes. La interpretación de DiCaprio, una vez más, excelente (dentro de su escaso margen). Una superproducción con bastantes medios y gran calidad, eso es innegable.

¿Y todo lo demás?

El guion baila entre el sinsentido, la exageración desmesurada, la sangre a borbotones y las mismas escenas cíclicas una y otra vez. Tiene un toque onírico que no encaja del todo bien. Los diálogos entre los personajes son más bien escasos y, para colmo, caen en los tópicos más soporíferos que terminan resultado aburridos hasta la saciedad. Aburrimiento en general, podría decir. Puede ser que no sea gran admiradora de la violencia por la violencia, se me cierran los ojos en las peleas largas y apenas puedo sentir emoción. Además, he de decir que los golpes, las heridas y la sangre me dan bastante grimilla, así que me he pasado gran parte de la proyección con un ojo cerrado y las tripas revueltas.

Salí de la sala con las rodillas temblando y la impresión de que alguien nos había tomado el pelo. Había visto un film durante dos horas y media en el que apenas transcurrió nada, y cuyo final me dejó más vacía el principio. Quizás el guion se quedó corto para la escenificación, quizás era una excusa para volver a recaudar fondos con DiCaprio en cartelera, o un acto desinteresado para que el actor logre su ansiado Oscar.... Esperemos que, al menos, lo consiga.


Consulta aquí su ficha en filmaffinity