jueves, 1 de enero de 2015

#CINE: Perdida, el torpe film de David Fincher // **1/5


Seamos sensatos. Ya es complicado que un film sobre desapariciones innove en el actual panorama cinematográfico. Prácticamente, decimos, está todo inventado. Prácticamente, decimos, es muy complicado que nada llegue a sorprendernos. Y sin embargo, aquí estamos, con una nueva apuesta sobre la desaparición de una hermosa esposa, firmada por el gran David Fincher y protagonizada por Ben Affleck (que hace un par de años nos deleitaba con la galardonada Argo). Esperanzada, en cierta parte, y empujada por las críticas, me decidí a darle una oportunidad a este argumento tan recurrente.

Digamos, pues, que 'Perdida' es una película bastante sobresaliente durante los primeros sesenta minutos, que transcurren en un entorno muy adecuado, con un filtro de imagen realmente atractivo, un guión pulido con diálogos atractivos, y un intenso suspense que no avecina nada nuevo. Durante los siguientes, pongamos, treinta minutos, la historia decae levemente, con flashback confusos que desubican completamente al espectador hasta que, finalmente, se resuelve un elemento clave.

Durante el tiempo restante, el desenlace, la película termina siendo liosa, soporífera y innecesariamente alargada. Además, me parece que el guión juega de manera tramposa, de forma poco 'inteligente' con el espectador. El final, al contrario de lo que leí en las críticas, no llegó a sorprenderme. Vi mil veces algo similar en los telefilms de Antena3 de la sobremesa, incluso con algo más de inteligencia de lo que podría esperar de Fincher.

¿Ben Affleck? Sí, espectacular, haciendo de Ben Affleck, en un papel un tanto soso, poco arriesgado y un tanto forzado en el que no se le termina notando ni cómodo ni introducido dentro del guión. Rosamund Pike tampoco ha logrado impresionarme, notando su actuación demasiado artificial para lograr transmitirme algo. 

Tachada como controvertida y sensacional, a mi me ha parecido predecible, aburrida y con un ritmo innecesariamente aletargado. Poca calidad, en un buen envoltorio. Otra decepción de Hollywood.