sábado, 27 de diciembre de 2014

#CINE: Invencible (Unbroken), las heridas de la Guerra // ****


Una flamante Angelina Jolie se estrenaba como directora en el año 2011 con "In the Land of Blood and Honey", un film bélico sobre la Guerra de Bosnia. Ahora, un puñado de años después, y con la inestimable colaboración de los Hermanos Coen, que firman el guión, Jolie nos trae la increíble y dolorosa historia real de Louis Zamperini. La poderosa y abrasadora vida del Atleta Estadounidense cuño sueño fue empañado por el estallido de la Primera Guerra Mundial.

Ayudada por un reparto exquisito, un ritmo un tanto tedioso, y unos giros argumentales que rozan el infarto, la ex Lara Croft y su equipo, convierten esta película de dos horas y pico en todo un deguste cinematográfico e histórico. Escapando de los tópicos del cine bélico, nos muestra de una manera trágicamente original, las diferentes caras de un confrontamiento mundial que supuso la destrucción de millones de vidas inocentes. Con habilidad y astucia, nos hace llegar la cara más inhumana y sangrienta de un conflicto que cambió la historia de la humanidad.

El apuestísimo Jack O'Connel, y su mirada de un azul intenso, ponen rostro a un muchacho que luchó por escapar de un destino desdichado. Enfrentándose a sus demonios, y después de conseguir alcanzar lo más alto, la vida lo somete a todo tipo de situaciones, torturas y crueldades que, si bien sufre agónicamente, tan sólo consigue hacerlo más fuerte. Más invencible.

Las secuencias del film, arduas y crudas, provocan en el espectador la más profunda rabia y el más intenso desasosiego. Y sin que éstas lleguen a cansar o a aletargar el ritmo, provocan un frenesí intenso de sensaciones contrapuestas que hacen difícil mantener la compostura. No se trata de un drama fácil, si no de la exposición de la crudeza y de la violencia humana, y del afán por sobreponerse, el afán por agarrarse a la vida, por seguir teniendo esperanzas aún cuando todo pende de un frágil hilo. 

Para mi es, sin duda, una de las grandes sorpresas cinematográficas del año, con una calidad notable y un desarrollo impecable. A pesar de las malas críticas y la poca entusiasta acogida, creo que la mayor parte de los amantes del cine bélico o del cine histórico, podrán disfrutar en sobremanera de esta hermosa historia de supervivencia, superación y redención.






 In the Land of Blood and Honey