sábado, 24 de enero de 2015

#LITERATURA: Las Olas, el sentimiento y la poesía de Virginia Wolf // ****



Considerada una de las mejores novelas del s.XX, Virginia Wolf firma una de sus obras más hermosas, originales e intensas, siendo fiel a su literatura más dulce, femenina e íntima, pero con diferente estilo, con diferente forma. De la mano de seis protagonistas, la escritora nos acerca seis monólogos interiores escritos en prosa poética, mediante los que se nos narra la vida (los sentimientos de esa vida) de unos jóvenes que buscan la hermosura y el alivio en el batir incesante de las olas.

Y es que no es más que un viaje alegórico, un grito a la desesperanza, una constante desazón en el pecho al comprobar que las metas no se pueden alcanzar, y no queda más remedio que resignarse. En el que la muerte azota sin piedad a esta pandilla de amigos, casi una familia, y roba los colores de su existencia que se convierte en un río gris que tiñe de oscuridad todo a su paso. Todo completamente embutido en el aturdimiento persistente, en una existencia alejada del mundo físico, el mundo terrenal, en una existencia más metafísica, más espiritual, más humana. Simplemente, una visión literaria plenamente nueva, renovada, plenamente Wolf.

Las descripciones de los paisajes y de la naturaleza son como una envidia del ser humano hacia la libertad y absoluta felicidad de los campos de maíz, de los árboles que proyectan la sombra sobre el fresco terreno. El cielo inmensamente azul, aquel que se refleja en esas olas, tan temida, tan odiadas. Aquellas que baten en esos precipicios contemplados de su altura, con terror de su mortal posibilidad, con hipnosis hacia la gravedad de su melodía. Las olas, las olas que son el latido de esos seis corazones jóvenes, pero que envejecen sin remedio. Una madre, un escritor, un trabajador, un hombre solo, una mujer sola... la eternidad adyacente en su mortalidad inexcusable. 

Sencillamente, oro. Sencillamente, pura hermosura.