viernes, 29 de agosto de 2014

#LITERATURA: Mente, laberintos de hormigón, acero y arena / ****


"Mente está concebida como una narración de intriga y aventura en la que se reflexiona sobre política, sobre filosofía, sobre chamanismo, sobre ética. Un libro que conducirá al lector hacia una decisión final. Una elección que hace de esta novela una historia única y personal para todo aquel que la lea. Porque Mente, como cualquier otro libro, cobra forma en el cerebro de cada lector, por lo que únicamente allí puede completarse."

Así se nos presenta Mente, primera novela que Fernando Maremar se decide a publicar con su nombre, dejando atrás el seudónimo F.M en anteriores publicaciones. Conocí de su existencia a través de una recomendación de una de las alumnas del escritor, fruto de una deliberada conversación de viernes noche entre cañas y cultura literaria. Y yo, que suelo vagar intensamente en el infinito mundo de las letras, nunca habría desperdiciado leer un libro que se presentaba fresco, diferente y con una calidad a tener en cuenta. Ya el día siguiente me metí en nuestra biblioteca digital, Amazon, un mundo de oportunidades para los nuevos talentos, y compré un ebook de Mente. A partir de aquí, empezó el viaje.

La historia está compuesta de diferentes partes delimitadas por el autor, pero que seria fácilmente identificables por el lector (las cuales no voy a indicar aquí porque no quiero, en absoluto, revelar nada sobre el argumento detalladamente), y formada a su vez por capítulos breves, lo que facilitan su lectura. Sin embargo, no es una novela sencilla de comprender. Está cargada de ideas, de pensamientos y de fuerte crítica social y personal. Conoceremos a Udelia, nuestra protagonista, una joven solitaria que trabaja en Red desde casa, anclada a una eterna silla de ruedas. La sociedad futura en la que vive Udelia tiene ciertas particularidades con la nuestra, pero sobresale una de ellas: la prohibición extrema de salir por las noches de Lunes a Jueves. Es esta muchacha el corazón de la novela, aturdida por un insomnio insalvable durante las noches de cerramiento, somos testigos de su delirio más íntimo y atroz. Un personaje muy bien elaborado, muy tierno, con el que en seguida se empatiza, aunque no de la forma común. Otros personajes, también fuertes, acompañan a Udelia a lo largo de los capítulos, pero siempre será ella el objetivo principal de Fernando Maremar.

En cuanto al lenguaje, la forma de escritura en sí, es nítida, pulcra, muy personal y sencillamente hermosa. No dejaba de sorprenderme mientras leía, sin poder dejar de hacerlo, sin poder dejar de fascinarme, cómo era posible que esta novela pudiera perderse en la interminable biblioteca amazónica como una más, si estaba dotada de una calidad a la altura de la ciencia ficción más aclamada. Aunque es complicado clarificarla de ese modo, porque en realidad Mente también podría tratarse de un ensayo. O de una obra de filosofía. O tal vez de una historia poderosamente fantástica. Lo que sí que es seguro es que, es una de estas lecturas que no se olvidan nunca, que dejan ese regusto en uno mismo cargado de dudas. Ese tipo de novelas en las que anhelas meterte dentro y hablar cara a cara con la protagonista, sobre sus razones y motivos... o simplemente hacerle saber cuánto la admiras.

Pinchando aquí podéis comprar Mente por lo que cuesta un café.

Consulta aquí su ficha en librofilia