viernes, 5 de septiembre de 2014

#LITERATURA: Ensayo sobre la ceguera, la enfermedad blanca // ***1/5






Partiendo de la base que José Saramago nació en el seno de una familia de clase media baja, que careció de medios económicos para estudiar, y que sus ideologías progresistas fueron poderosamente censuradas... tener el privilegio de poder leer libremente 'Ensayo sobre la ceguera' y otros de sus grandes títulos es algo que cualquier lector que se precie sabe valorar.

Popularmente, el ensayo de Saramago está al alcance de todos. Su comprensión es sencilla y su lectura es amena e interesante. Sin embargo, la crudeza de su narración hay que tenerla en cuenta. La sensibilidad de los más aprensivos puede verse resentida en determinados fragmentos que se exponen sin tapujos, sin temores, sin la temida censura.

Repentinamente, una epidemia muy contagiosa hace que la población de un país (que no se determina, ni tampoco se determina si se expande a nivel mudnial) se quede completamente ciega paulatinamente. El pánico empieza suavemente hasta estallar en el corazón de la obra. José Saramago aprovecha este argumento, esta trágida cirunstancia, para reflexionar, no tan sólo sobre la imposibilidad de ver, si no también sobre las facetas más crueles y egoístas de la sociedad y el ser humano.

Su forma de escribir es diferente a cualquier otra. Los personajes no tiene nombres propios, siendo identificados por características genéricas: El médico, la mujer del médico, la chica de gafas oscuras, el niño estrábico, etc. La razón de esto, puede ser, tal vez, que carece de importancia su identidad en sí, pues se pierde lo que son, o lo que eran, en el momento fulminante de que son encerrados en cuarentena en un manicomio abandonado. Sea como fuere, no se necesita tener detalles minuciosos de cada uno e ellos para conocerlos, empatizar con ellos y apreciar su evolución (o des-evolución).

Condierado un genio, la literatura de Saramago puede antojarse caótica en ciertas partes. Sus diálogos son escritos sin guiones, sin puntos. Separados por ',', sin respetar los sígnos de puntuación ni ciertas reglas ortográficas, queda latente que para el escritor premio nobel era más importante en contenido que la forma del mensaje. Es complicado pensar através de su mente, pero se puede llegar a conocer mucho de sus ideas a través de su escritura tan personal.

LO MEJOR: Su originalidad y crudeza.
LO PEOR: Cierto caos en la narración