martes, 1 de abril de 2014

Novela: Dime quién soy, de Julia Navarro


La historia arranca cuando un periodista recibe la propuesta de investigar la vida de su bisabuela, Amelia Garayoa, una mujer de la que sólo sabe que huyó abandonando a su marido y a su hijo poco antes de que estallara la Guerra Civil Española. Para rescatarla del olvido, deberá reconstruir su historia desde los cimientos, que estará marcada por los cuatro hombres de su vida: el empresario español Santiago Carranza, el revolucionario francés Pierre Comte, el periodista norteamericano Albert James y el médico militar vinculado al nazismo Max von Schumann. 

No es una novela digerible para todo el mundo, únicamente aquellos lectores que inquietudes políticas o algún interés histórico encontrarán placer en las páginas de esta ambiciosa (y un poco pretenciosa) obra de Julia Navarro. Literariamente hablando, no es rica en figuras literarias, ni mantiene una escritura cuidada y pulcra, siendo incluso raramente infantil al narrar algunos de sus fragmentos más trágicos. Tampoco luce grandes descripciones, únicamente algunas en referencia a la propia Amelia Garayoa, que cae un poco en la repetición exasperante. Por lo demás, y a pesar de su gran extensión y esos fallos que empañan lo que podría ser una obra maestra, tiene un contenido sabroso, muy útil para refrescar algunas de las facetas más duras y crudas de la historia moderna de la humanidad. Viajaremos desde España, hasta Buenos Aires, Rusia, Alemania, Reino Unido... siempre de la mano de una protagonista a la que vamos cogiendo más aprecio y admiración a medida que avanza. Como mencioné, la implicación política es el principal motivo de sus letras, mostrándola desde su faceta más infantil (en la tierna edad joven de Amelia) hasta su manera más radical (en su edad adulta). 

LO MEJOR: El rigor histórico
LO PEOR: La pobreza literaria con la que está narrada